Foto por Ant Rozetsky en Unsplash

Después de haber entrado un poco en detalle del impacto de la revolución industrial al mundo entero y a la humanidad en sí, ¿Por qué no investigar un poco más a fondo acerca del hierro y el acero, columnas de nuestra civilización actual?

El hierro es el cuarto elemento más abundante de la tierra, esto ayudado por explosiones de super novas que trajeron nubes de este valioso mineral que se impregnaron a nuestro planeta, creando capas que se fueron asentando a nuestra superficie. El oficio de la minería extrae todo este hierro, comenzando con explosiones controladas a terrenos llenos de magnetita (mineral; compuesto con 22% de hierro), toneladas se transportan para convertirlas en polvo, las cuáles pasan por un proceso donde se crea una masa que ayudado con imanes estacionarios y aprovechando la propiedad del hierro de ser atraído por estos, se separa el hierro puro de esta masa, la cual se mezcla con arcilla, se calienta a 1300 grados centígrados y se moldean en forma de canicas, las cuales terminan conteniendo un 60% de hierro.

Ahora, para transformar el hierro en acero, las canicas se exponen a altas temperaturas en un alto horno, que está construido para manejar cantidades extremas de aire a presión, este sistema calienta las canicas a 1500 grados centígrados, el hierro a esa temperatura se funde con carbón purificado y otros componentes. La partícula de carbono se impregna a la estructura molecular del hierro, creando así una mezcla llamada colada, de aquí surgen 2 posibles procesos de transformación;

  • Palanquillas.

¿Qué ocurre aquí? La colada se convierte en barras cuadradas o también llamadas palanquillas, las cuales, a temperaturas de aproximadamente 1250 grados, donde su aspecto sigue siendo macizo pero flexible, se pasan por prensas y rodillos para dar la forma de perfiles tales como vigas tipo I, tipo H, canales U, ángulos y platinas.

  • Planchones

¿Qué ocurre aquí?  La colada en este proceso se convierte en rectángulos de gran espesor de diferentes anchos y longitudes, llamados planchones, de ahí se pasa a laminación en caliente, donde se puede convertir en cintas de aceros en rollo, o en placas también llamadas hojas de acero, ambas de diferentes espesores según lo requerido por el mercado.

Decenas de procesos químicos y físicos ocurren desde el inicio de la preparación del acero, que como hemos ya recalcado, es el material líder por su tenacidad, maleabilidad, resistencia y usabilidad en cualquier aspecto de nuestro diario vivir en la industria metal mecánica.

Para finalizar el artículo, queremos resaltar la capacidad del acero para ser reutilizable, convirtiéndose en uno de los productos de mayor práctica de reciclaje, generando así un impacto positivo tanto al medio ambiente como socio económico. Con este proceso, la madre naturaleza no se ve tan afectada con el tema de las extracciones y se generan empleos directos e informales.

En Láminas y Cortes Bucaramanga queremos hacer parte de esta gran cadena de procesos para hacer realidad tu proyecto. Transformamos el acero.

Deja un comentario

WhatsApp chat