En este blog amamos el acero, y cada tantico le rendimos un pequeño tributo mediante un artículo en donde exponemos las maravillas de este genial y revolucionario metal, y es que nos daría la noche nombrando todas las cualidades del acero. El acero ha transformado de manera radical la manera en que muchas industrias trabajan y elaboran sus procesos, entre ellas, la de la construcción, donde como ya lo hemos comentado en este artículo y en este otro, es la piedra angular para sus proyectos. Ahora, es tiempo de darle también un poco de espacio y protagonismo a su papá, al hierro, quien, en su época, fue un material futurista, el hierro sirvió como soporte a grandes estructuras que aún, hoy en día, se alzan imponentes, recordándoles a este mundo que llegaron para quedarse. Este blog está dedicado para mostrar algunas de esas estructuras que a pesar del pasar del tiempo aún nos dejan con la boca abierta.

Torre Eiffel

Es la estructura más emblema de todas, surgió como idea de Gustave Eiffel quien propuso su proyecto para la Exposición Universal de París y fue elegida entre 100 ideas más para ser imagen como monumento conmemorativo acorde a los tiempos de progreso de la época. Se requirieron solamente 26 meses de trabajo para levantar esta torre de 312 metros, en dónde se utilizaron más de 18000 piezas de hierro laminado y casi 2 millones y medio de remaches.

Photo by Masayoshi Yanase on Unsplash

Puente de Brooklyn

Este puente, que en su tiempo fue el puente colgante más largo del mundo, sino también una de las estructuras más altas, puesto que sus pilares, de hierro puro, alcanzaron los 84 metros de altura y su longitud alcanzó los 1825 metros. Nació gracias a la necesidad de cruzar Manhattan y Long Island, cuyo medio de transporte sólo era por Ferry, pero las bajas temperaturas impedían este trayecto. Esta tarea magnánima se le encargó a Roebling un inmigrante alemán, el proyecto duró 14 años para verse culminado, no se saben las cifras exactas de hierro, pero de acero, hay una estimación de 23000 kilómetros de cable de suspensión, para los 4 cables (cada uno de 19 hilos de 40 cms de diámetro) y los demás cables     de suspensión.

Photo by Hannes Richter on Unsplash

Willis Tower

Conocida mundialmente como la torre Sears, fueron durante 20 años el rascacielos más alto del mundo, se ubica en Chicago, sus obras comienzan en 1970 y terminan en 1974. Su arquitecto fue el colombiano Bruce Graham. Tiene una altura de 442 metros, cuenta con 108 pisos y 104 ascensores. Totalmente cristalizado, aprovecha sus cristales para generar energía. Aunque no fue elaborada de hierro, sí se utilizaron abismantes cantidades de acero y de otros materiales: 176,000 toneladas de acero, 72,000 yardas cúbicas de hormigón, 25,000 millas de cañerías y 2000 millas de cables eléctricos, además de 16000 ventanas.

Photo by Mike Balbus on Unsplash

Puente Golden Gate

Ícono de San Francisco, puente colgante de una longitud de casi 3 kilómetros y suspendido por sus dos torres de 227 metros de altura cada una.  Su construcción tardó 4 años, desde 1933 al 1937, nace gracias al aumento de tráfico en la región de la bahía de San Francisco, durante su construcción se necesitaron más de 75000 toneladas de acero. A pesar de que su nombre traducido al español es Puerta Dorada, pues no es dorada, su color rojizo característico se debe para frenar la oxidación que producía el océano Pacífico sobre esta estructura de acero.

Photo by Umer Sayyam on Unsplash

Como puedes observar, el hierro y el acero en la industria de la construcción han sido y serán verdaderos ponentes y pilares para dejar volar la imaginación y realmente crear obras, que, sin duda alguna, dejaron su huella imborrable en la historia del mundo. En Láminas y Cortes Bucaramanga, tenemos el acero y las ideas suficientes para sacar tus proyectos adelante, sólo basta en pedir una cotización y nos pondremos en contacto.

Deja un comentario

WhatsApp chat